Vinificación

Vinificación

Las uvas van a permanecer en depósito durante 3 días entre 10º y 12ºC para hacer una maceración en frío, manteniéndolas en atmósfera inerte de carbónico y permitiéndonos obtener las máximas cualidades a nivel de materia colorante y aromas primarios. 

A continuación, la fermentación alcohólica comienza de una forma espontánea, provocada por las propias levaduras de la uva y sin la adición de levaduras comerciales. Así se realza la singularidad de nuestra zona y su terruño, se respetan las características de la añada y se muestra la personalidad propia de nuestros vinos.

Con la fermentación, las levaduras transforman el azúcar del mosto en alcohol, proceso controlado por un sistema de refrigeración que mantiene la temperatura en 26ºC durante 15 días aproximadamente. A ésto le sigue una maceración de otros 7 días para obtener una mayor extracción de color y dar más estructura y volumen en boca a los vinos.

Después los vinos pasan a hacer una segunda fermentación durante aproximadamente 2 meses, la llamada fermentación maloláctica, donde el ácido málico se convierte en láctico, mucho más suave y agradable al paladar. Manteniendo condiciones de temperatura adecuadas, nos permite mantener la estructura y color del vino.

Finalmente hacemos una trasiega por decantación en el mismo depósito para obtener una mayor limpieza.

VinificaciónVinificaciónVinificaciónVinificación